ESPANTOS DE AGOSTO

castillo.jpg

Después de que una familia estuviese buscando durante horas un castillo renacentista que había comprado un amigo escritor, preguntaron a una señora que les indicó dónde tenían que ir. Antes de irse les dijo que en ese castillo había fantasmas. El escritor durante el almuerzo les habló de Ludovico. Les contó que él había construido aquel castillo y que había tenido una muerte muy trágica: apuñaló a su mujer y después azuzó a sus perros contra sí mismo. Les aseguró que desde entonces el fantasma de Ludovico deambulaba por el castillo. Sin creérselo los invitados recorrieron todo el castillo, el cual había sido reformado entero menos la habitación de Ludovico que aún seguía con la sangre seca de su amada. Pasaron el día por el pueblo y cuando regresaron a por las maletas, se encontraron la cena en la mesa. Los niños se empeñaron en quedarse a dormir para poder ver el fantasma de Ludovico. Se acostaron en la planta baja hasta que el padre se despertó y se dio cuenta de que no estaba en la planta baja sino en la habitación maldita de Ludovico, con las sábanas empapadas de sangre aún caliente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: